jueves, 28 de julio de 2011

Liliputiense


"Desde que murió Kirchner duermo mucho más tranquila".

"Fue una elección ejemplar en la Capital Federal (...) Estamos felices porque se derrotó la teoría de la invencibilidad de la Presidenta de la República".

"Estoy contenta con el susto que se pegó el socialismo".

El oscuro subsuelo político en el que desde hace un buen tiempo se desplaza Carrió la conduce hacia uno de los más tristes patetismos: "alegrarse" de las derrotas ajenas. Tal ha sido el desperdicio del capital político que alguna vez supo poseer que tan sólo le queda la alegría ácida que le aportan las derrotas de los otros. Esto al nivel del discurso.

Es obvio que "la alegría" de Carrió es una patraña. Salvo que se contente con un presente político que a cada hora le recuerda cierto antiguo fulgor ya extinto. Sus pasos ya están siendo dados en los suburbios de la política, una búsqueda miserable del calor de las corporaciones -que, más tarde o más temprano, te la acaban cobrando. Pero lo que hoy en día Carrió tiene para perder es poco, demasiado poco, sobre todo porque la mayoría ya lo extravió. 

lunes, 25 de julio de 2011

ELECCIONES PROVINCIALES SANTA FE 2011


DEL SEL-UNIÓN PRO

La provincia de Santa Fe logró evitar un futuro político, cuanto menos, temerario. No porque del Sel vista las ropas del demonio. Sí, en cambio, porque (además de sus tendencias derechosas) estamos hablando de un individuo que, pretendiendo entrar a la política por la chimenea, eligió hacerlo nada menos que aspirando a la gobernación de la provincia. Un futuro político temerario porque, de haber triunfado en los comicios, íbamos a contar con un gobernador que recién comenzaría a “conocer” acerca de su trabajo el mismo día de su asunción. Por supuesto que para los modos Pro de entender la política nada de esto resulta demasiado importante.

Para todos aquellos que nos colocamos en las antípodas del pensamiento Pro y de del Sel, el gran interrogante será siempre el mismo: interpretar al votante de del Sel, a ese %35.17 que por diversos motivos eligió votarlo. Los odiadores del gobierno nacional la hacen fácil: se trató de un voto-bronca (o voto-odio). Suele suceder, a la hora de interpretar los votos, que cada quien diseña una explicación a la altura de sus deseos (Soberbia y soja: ahí está la explicación, tituló hoy, soberbiamente, JMS). Lo cierto es que con lo único que contamos es con las cifras.

La singularidad más gruesa es la ventaja de Unión Pro en gran parte de las localidades más pequeñas de la provincia; las diferencias obtenidas con los segundos tal vez no hayan sido superlativas pero sí es llamativo la gran cantidad de localidades obtenidas. Por el contrario, el Frente Progresista anduvo considerablemente mejor en los grandes centros urbanos.

Pensemos con términos Pro: ¿en qué consiste el "producto del Sel"?

Primeramente, del Sel viene de fábrica con aquello que todos los políticos añoran desde un comienzo: popularidad, masividad, la identificación que se produce entre un apellido y la figuración de un rostro.

En segundo lugar, llaneza, simpleza comunicativa. Sabiendo de estos atributos el tipo los explotó al máximo posible.

Tercero, un discurso duro y acomodaticio a la coyuntura ¿Qué significa esto? Que fue por los votos del tipo de campo (chico o grande), consiguió que se identificaran con él (del Sel también tiene tierras en la provincia: ser percibido como “un par” de los votantes que se busca es una gran ventaja). Sin querer caer en etiquetas incómodas, no resulta muy cuerdo pensar al “tipo de campo” como el más progresista políticamente hablando. Más bien todo lo contrario, a la fuerza conservadora de la tradición se le suma la falsa creencia (SRA dixit) de que DEFENDER AL CAMPO ES DEFENDER A LA PATRIA porque ARGENTINA ES SOLO CAMPO. No es alocado pensar que si a este caldo llega un discurso duro y estimulante de este tipo de ideas, emitido por un tipo famoso (mucha gente tropieza con el equívoco de creer que “conoce” al famoso) que además es un igual por también poseer tierras, chistoso, conocedor del lenguaje de sus interlocutores (un actor, no nos olvidemos), seguramente hábil para “llegar” a esa gran porción de gente que ocupa la provincia de Santa Fe, la adhesión acabará llegando a puerto deseado.

Cuarto. El envión de Macri en Capital habrá ayudado y mucho. Más todavía ayudó la siempre puntual rosca mediática (más el alevoso blindaje informativo de las oscuridades de la gestión del jefe porteño) con la que contó el PRO sobre todo en los medios enfrentados con el gobierno.

Quinto. La necesidad, para muchos, de ser gobernados por posiciones duras, entendedoras de que la sociedad debe ser conducida con rienda corta y rigidez. Hace años que la prensa rosquera viene alimentando la idea de que el kirchnerismo es un GRAN DEMONIO FILOMONTONERO CHAVISTA ULTRAEXPROPIADOR, etc. Esta rosca, más una buena cuota de gorilismo, resentimiento y libertad de mercado es suficiente para achispar el ardor de ese votante que, de por sí duro, reclama ALGO MÁS FUERTE, ALGO MÁS DESTRUCTIVO que el objeto de su profundo odio. Nunca debemos olvidar que este tipo de votante siempre existió, seguirá existiendo y nunca se debería dejar olvidado por allí.

El futuro temerario al que nos hubiéramos enfrentado con del Sel como gobernador se explica fácilmente con apellidos bien conocidos: Durán Barba - Macri – Duhalde – Momo Venegas – Redrado, Olmedo, etc. El bunker del Pro del domingo por la noche competía en momias con el programa de Grondona (invitados: R. Fraga – F. Laborda – Yofre y Pablo Rossi: un equipazo, faltaba un zurdo hábil para balancear). Que del Sel y todo el Pro marketineen con lo “no-político” no puede hacernos creer que se trata de carmelitas descalzas; más bien todo lo contrario.     
 
ROSSI-FRENTE SANTA FE PARA TODOS

Con el diario del lunes es fácil advertir del error que significó la insistencia de Rossi como candidato a gobernador. No porque éste no estuviera preparado para serlo. Sí porque el rostro de Rossi es el más emparentado con los tiempos de la 125. Con el diario del lunes, también, cabe preguntarse qué hubiera sucedido con María Eugenia Bielsa como candidata a gobernadora (579.374 votos).

Hay que decir, también, que la cúpula del gobierno nacional no ha sido prodiga en su apoyo a Rossi. No resulta fácil justificar las presencias en los triunfos y las ausencias en las derrotas. El desenvolvimiento de Rossi en la primera línea de fuego del Congreso durante casi seis años merecía algo más.

La clara concordancia del Socialismo y el gobierno nacional a la hora de votar leyes sustanciales no debería establecer entre unos y otros vínculos de áspera convivencia política. Claro que hoy el escenario es otro porque ambas fuerzas se encuentran a punto de chocar nada menos que por la presidencia de la Nación. De todos modos el gobierno nacional debería hacer más esfuerzos para concordar con el Socialismo que para confrontar. Para confrontar ya hay varios postulantes claramente en las antípodas como para agregar uno con el que se coincidió en proyectos sumamente importantes.                
 
BONFATTI-FRENTE PROGRESISTA, CÍVICO Y SOCIAL

La dimensión de la alegría de los socialistas es justificada por el susto que padecieron hasta último momento en los comicios pero no lo es tanto por… el susto que padecieron hasta el último momento. Siendo ellos los defensores de la gobernación, lo cual siempre suele ser una ventaja, haber estado palo a palo con un novato como del Sel no habla de un muy buen trabajo de campaña (o de aprobación de la gestión).

Los socialistas eran, sin duda, los que más se la jugaban en estas elecciones. Se jugaban la ratificación en la provincia y, sobre todo, “el empujón” hacia las presidenciales. Lo primero lo consiguieron ahí, raspando; lo segundo… habrá que ver. Lo exiguo del resultado no acaba siendo un claro “empujón” para octubre. Esto se develará, en parte, en las primarias del 14 de agosto.

Los socialistas se caracterizan, fundamentalmente, por ser dueños de un estilo político mesurado y de tiempos largos (estilo antagónico a cualquier tipo de peronismo, a excepción del de Reutemann). También por la exhibición de un discurso sereno, susurrante. Ahora bien, a éste último lo vienen dejando a un lado desde que Binner ha decidido mandarse a las presidenciales. Lo han endurecido, sobre todo contra el gobierno nacional. Que un gobernador recién electo como Bonfatti (y también Binner) haya elegido utilizar el púlpito post victoria para pegar -y duro- al gobierno nacional nos habla de un cambio en los modales habituales del socialismo. Lo cual no deja de comprenderse dada la importante distancia que mantienen con Cristina a nivel nacional. Los interlocutores para este endurecimiento del discurso son, obviamente, los sectores más radicalmente enfrentados con el cristinismo nacional: el agropower, parte del empresariado y parte, además, de esa clase media que si bien nunca tuvo ni un metro cuadrado de tierra siempre sintió que SI AL CAMPO LE VA BIEN A TODOS NOS VA BIEN. Los socialistas bien saben que ahí está el hueso más fácil de robar al FPV. Claro que se trata de la misma estrategia que se les ocurrió a todo el resto de la oposición (ver foto de la Rural durante el setentista discurso de Biolcati). Habrá que ver quién se queda con el agropower argentino aunque sabido es que éste, históricamente, elige siempre las posiciones más reaccionariamente liberales, aquellas que, intuyen, asegurarán un modelo de país para pocos, para muy pocos.

Mauricio Alonso.

sábado, 23 de julio de 2011

Globolandia vs Realidad

Yo lo voté

HOY ESCUCHÉ


 Jóvenes de treinta y pico – Clase media alta
-           
      - Hay que votar a del Sel, no importa que sea impresentable. Hay que votarlo porque de eso van a hablar todos los medios. Además si llega a quedar Rossi tercero ¿sabes qué? Se van a morir.
      - No podes, del Sel es la nada misma.
      - Ya lo sé, pero es un voto odio ¿me entendés?
      -
      - Hay que votarlo a del Sel así se mueren esos hijos de puta.
      -

viernes, 22 de julio de 2011

HOY ESCUCHÉ

Rosario – Conversación telefónica entre dos empresarios

¿     - Vas a votar el domingo?
       - ...
       - Acordate de votar toda la lista 4.
       - …
       - ¿Yo? A la lista 4, obvio. Hay que meter toda la lista 4 así no gana ese chanta…
       -
       - ¿Lo viste ayer? Estaba cerrando la campaña en la peatonal.
       -
       - No eran más de diez, todos negros bancados.
       -
       - Sí, gente que no piensa.
       -
       - Hay que meter toda la lista 4 así pierde por robo.

miércoles, 20 de julio de 2011

Diletantes de Club House



Entre las genialidades varias con las que el diario La Nación nos tiene mal acostumbrados están, siempre e implacablemente, los análisis que de tan postizos o de tan rosqueros despiertan la fibra iracunda de lo insólito.

Uno de estos casos es el del inefable Rosendo Fraga (un antiguo justificador de la tortura, “fiel representante del punto de vista militar”, Pilar Calveiro dixit). En su delivery opinológico de hoy (de “lógico” poco y nada), titulado Copa América: jugadores caros, resultados magros, se copia de un estudio que en alguna parte del mundo alguien al pedo llevó a cabo para acabar (sin orgasmo por ausencia de clímax) en un par de hipótesis cajetillas arquetípicas de los “articulistas de trincheras” (Horacio González dixit) que se arrastran por las redacciones de La Nación.

Podría plantearse entonces que esta selección es un ejemplo de lo que es la sociedad argentina: un conjunto de individualidades brillantes pero que en su comportamiento colectivo logra resultados muy por debajo de otros países que saben aprovechar más sus oportunidades”.

Obviamente esta es la frase que los editores del pasquín eligen para resaltar. Es factible, además, que esta haya sido la frase que le disparó a R. Frega todo su artículo, la “idea” a partir de la cual comenzó a guitarrear.

El articulista se desploma en el ya visto y escuchado análisis que junta los millones que ganan los jugadores de la selección con los malos resultados que juntos obtienen en las distintas competencias. Estas “dialécticas de Club House” son habituales en los escribidores de La Nación. Por la formación por la que han pagado (Universidad Torcuato Di Tella, quizás) les resulta imposible deslindar “guita” de “resultados”, “remuneración” de “eficiencia”. Así piensan las cosas del mundo, los finos lazos intersubjetivos. Para estas numéricas mentes un jugador millonario está vaciado de deseos, para estas patronales mentes de La Nación un ser humano repleto de billetes es un ser humano vacío de voluntad triunfadora. Para ellos no existe otra posibilidad de análisis. Con la misma lógica empresarial aunque en sentido opuesto, cuando tienen que explicarse que fulano o mengano adhieren al gobierno nacional ¿cómo se lo explican? Sí, por la guita, por la corrupción personal. 

Que un jugador sea millonario y juegue pésimamente un torneo de fútbol debería ser tan habitual como que un articulista cobre tres ceros y, así y todo, escriba una “opinión” no floja, no superficial, diría más bien, una “opinión” ladronzuela.    

martes, 19 de julio de 2011

Kirchnerismo: una controversia cultural. H. González (7)

LO QUE VENDRÁ

“(…) En este momento, urge religar el concepto de desarrollo (industrialización en origen, valor agregado de los productos primarios, inclusión social en las esferas productivas y de consumo existentes) con las expresiones de un albedrío social de índole emancipatoria. Muchas veces se ha dicho que las esferas económicas y culturales, los famosos planos de las fuerzas productivas y las capas de creencias colectivas en las que se juega la cuestión de la emancipación o la servidumbre, deben tener la misma significación. Este segundo plano no debe venir a la consideración recién después que los problemas de producción y empleo hayan sido resueltos. Sino que ambas esferas tiene simultaneidad y apuntan a generar un lenguaje político que las integre. Es más, no pueden ser resueltos en esencia los dilemas de la producción material sino se consideran en común con los de la producción del ser social.

(…) es necesaria una renovación general del lenguaje de la política, y no es esta una proposición de filólogos o ensayistas. Es la cabeza iniciadora de un replanteo de las militancias a través de los nombres y la reconsideración de sus legados, lo que debe entenderse como la superación de las anquilosadas estructuras partidarias, y asimismo como un cambio en la vida sindical argentina. Sus esfuerzos por la creación de grandes unidades políticas de influencia, basada en el modo en que está estructurado el sindicalismo en la sociedad argentina, las pone en situación de defensa fáctica del trabajador, pero también de usuarias de tácticas corporativas que, en su extremo más tenebroso, llevan a la formación de grupos de acción que atenta contra la vida de militantes alternativos, como ocurrió con Mariano Ferreyra.

La compleja historia sindical argentina es una urdimbre que no puede entenderse con un mero martillazo conceptual. Las intrincadas formas burocráticas están entretejidas con viejas culturas sindicales, que no solo por el pasado de muchas de ellas, sino por prácticas y usos sabidos, se ligan a intereses laborales ciertos y concretos.

(…) Vendrá otro capítulo de la historia nacional (…) Lo que vendrá será apenas una, y quizás la menos conocida, de las vertientes por las que hoy se expresan nuestras ansiedades y temores, balance secreto de todo pensamiento crítico. Solo un frentismo renovado, una “unidad social no abstracta” donde –desde luego- el peronismo liviano de heráldicas se exprese como memoria abierta, con incorporaciones capaces de interrogar a fondo toda la confrontación argentina y aportar los frutos renovados de esas indagaciones (…) podrá crear otro rumbo para el agrupamiento histórico y cultural que llamamos Argentina. Todo está preparado para que surja el concepto nuevo, reparador, capaz de distinguir tareas y trazar horizontes colectivos de luchas, a modo de un gran reformismo social atrevido, poroso a los legados sociales de toda índole (…) y capaz de mostrar que estos años transcurridos fueron insinuantes y mucho más que eso, también pedagógicos y reparadores.

Lo hecho, por poco que sea, siempre estará en peligro. Es bueno saberlo para que de ahí surja la sabiduría colectiva, que latente nos espera, para conjurar lo que incluso en nosotros mismos hay de obstáculo para lo que puede avecinarse. Porque lo que se avecina es lo más nuevo y lo más viejo que hay. Hay que ver ahora cómo ese aire que el futuro ya respira y nosotros no, puede ser nuestro prójimo, gracias a formaciones políticas frentistas y renovadoras, con textos claros y preparados, salidos no del ingenio de polígrafos sino de las militancias sociales con su experiencia enraizada en los ciclos ya transcurridos. Los cánticos ya entonados sabrán seguir cantándose, mientras el trato entre las corrientes políticas sabrá evidenciar que quién tenga la resolución del acertijo transformista será quien haya interpretado con más generosidad y saber crítico los pliegues del “presente como historia”.   
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...