lunes, 24 de diciembre de 2012

Inescrupuloso


Es un tipo como Macri el que hoy declara que “en estos diez años se creó un facilismo que hace creer que todo te lo tienen que regalar”: ¡y lo dice Macri! ¿Acaso Macri estará convencido que él se hizo de abajo?

The Nation es quien “hace noticia” con estas declaraciones de Macri porque, como tantas veces, le sirven para expresar el pensamiento del diario (y eso que The Nation no anda con vueltas para expresar sus decimonónicos pensamientos en pleno siglo XXI). ¿Adónde apunta la idea subyacente, la idea no dicha? Es claro: la AUH.

Lo que Macri ni The Nation dicen pero sí expresan es la vil asociación entre los saqueos y la AUH. Como el estado “les regala” la plata a los pobre éstos desestiman la relación entre el esfuerzo individual y los logros que de éste se desprenden. Esto los arrastra a “desear sin esfuerzo”, a “querer sin mérito”. De esto a saquear plasmas, según el pensamiento de Macri y el de The Nation, hay un solo paso.

Si hay una visión común en todas las derechas es la del “esfuerzo individual” como única vía hacia los “logros individuales”. Esta visión es apenas una modulación de la vieja “ley de la selva”: ley siempre agitada por aquellos que se saben fuertes y ventajosos para afrontarla. Esta visión incluye, además, la idea de un Estado apartado, mero veedor de esos esfuerzos individuales luchando en un mar de individualidades. El Estado ausente (en realidad se trata de un Estado presente en su ausencia: para que durante la década de los 90 se haya vendido todo lo vendible fue necesario un Estado que lo hiciera posible, es decir un Estado presente en su ausencia), según la visión de las derechas del mundo, es un estado que garantiza la igualdad de posibilidades (los esfuerzos individuales) no intercediendo para favorecer ni a unos ni a otros. Esta es una de las patrañas más viles de la derecha global (es, también, el ADN ideológico del mayor imperio de 1945 a la fecha, la punta de lanza del american way of life).   

Sólo un tipo sin pudor o un tipo sin escrúpulos, un tipo que sabe que desde que tiene memoria fue rodeado de riquezas y poderes (vale agregar que muchas de estas riquezas fueron posibles por ese estado presente en su ausencia) puede hablar de “facilismos que te hacen creer que todo te lo tienen que regalar”.

Recordemos que estamos hablando de Mauricio Macri: un tipo que siendo diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires (2005-2007) concurrió a 32 de las 51 sesiones y sólo estuvo en 36 de las 280 votaciones durante el año 2006. Y que en 2007 estuvo ausente en TODAS las sesiones y votaciones de la Cámara de Diputados. Verdaderamente sobran los ejemplos para argumentar que estamos hablando de un tipo que si algo desconoce es el esfuerzo. No así el aprovechamiento. He aquí una cuestión sustancial en aquellos que defienden una “ley de la selva” enmascarada en la idea del “esfuerzo individual”: esfuerzo y aprovechamiento. Tipos como Macri estarán convencidos que son el resultado del “esfuerzo individual” cuando en realidad son el resultado del “aprovechamiento”; algo muy distinto.    

¿Acaso Macri entiende que una ayuda estatal de 340 pesos mensuales por hijo le hace creer a la gente que todo es regalado en este mundo? Los mismos que atacaron al Indec cuando dijeron que éste dijo que era posible comer con 6 pesos diarios son los que dicen que con 340 pesos se insta a la gente a no trabajar (“plan descansar” dicen los más cínicos) ¿Los 6 pesos diarios del Indec son irrisorios pero los 340 por hijo son suficientes para tirarse a vago?

O falta de pudor o falta de escrúpulos o cerebro encapsulado o ignorancia o hijaputez o… pueden hacer declarar a un tipo como Macri las barbaridades que declara. Y piensa. 

lunes, 10 de diciembre de 2012

The Nation le habla a sus lectores



El amor en tiempos de kólera

La división política también impacta en la pareja generando cortocircuitos y desencuentros; historias que muestran lo difícil que es mantener una pareja cuando se piensa distinto
Por Florencia Gagliardi | LA NACION
 
La mañana del 24 de octubre de 2011 Emilia despertó con una sensación extraña. Se levantó de la cama y todavía consternada por los resultados que habían arrojado las urnas, discutió con su novio Mariano. Después del desayuno partió rumbo a la oficina y cuando llegó al trabajo, la jefa, que advirtió preocupación en su rostro, le preguntó qué había ocurrido. Al borde de las lágrimas y con cierto desánimo, ella contestó: "Me peleé con mi novio porque votó a Cristina".
 
En tiempos donde las diferencias de pensamiento se hacen más notorias y la intolerancia se vuelve un arma de doble filo, cada vez hay más parejas que discuten por política. El caso de Emilia y Mariano, que piden como el resto de los entrevistados que no aparezcan sus nombres verdaderos, es un ejemplo, y aunque el episodio parece parte de una escena de ficción, sucedió.

Así lo recuerda Emilia en una charla distendida con LA NACION, en la que entre otras cosas señala que, luego de las elecciones en las que Cristina Kirchner fue reelecta con el 54% de los votos, estuvo dos días ofendida con su pareja. "No me lo había dicho pero yo sabía que la había votado. Lo culpaba por eso, pero él nunca me lo confirmó", asegura.

Conjugar el amor y la discrepancia de ideas políticas puede resultar más difícil de lo que uno podría pensar. Emilia dice que, en los cinco años y medio que lleva de novia con Mariano, la política empezó a ser parte de lo cotidiano hace algún tiempo y reflexiona: "Al principio no me pasaba. Con las elecciones sí. Yo ya tenía una opinión".

Luego, la joven señala que otro punto de intercambio se produce a la hora de elegir qué programa de televisión sintonizar. Y sobre ello cuenta: "En casa ya no se puede ver un programa tendencioso porque empezamos a pelear. Por ahí un día terminamos ofendidos y después pasa". Y asegura: "Antes llegaba y si estaba 678 me angustiaba y lo cambiaba. Un día le dije, `acá mientras esté yo, eso no se mira´. Y ahora me pasa con Duro de Domar . No miramos mucha TV".

La historia de Maximiliano, hoy divorciado, no se aleja de esa comparación. En un café del barrio porteño de Caballito cuenta que por contentar a su ex mujer, con la que en la actualidad no mantiene ningún diálogo, dejó de militar en el Partido Justicialista e incluso de opinar de política. "Ella se sentía autorizada para desautorizar al otro en determinados temas. Las discusiones por política llegaban a puntos tales que dejábamos de hablarnos por días", asegura y con cierto alivio expresa: "En el momento pensás que no suma para nada, ahora cuando estás por separarte decís, `esto tampoco lo aguanto más´".

Llevar a su hijo a una escuela pública o privada, vivir en la Capital o en el conurbano y hasta discutir por el Che Guevara, fueron parte de la suma de contradicciones que hoy Maximiliano recuerda como "insoportables". Y expresa: "Ella era tajante, era todo blanco o negro. No sabía en lo que creía, pero creía mucho en eso. Era 'no soy kirchnerista pero estoy de acuerdo en el 99% de las cosas´".

Lorena y Benjamín son otro caso.

Para ambos los domingos son días particulares. Luego de la cena, mientras Benjamín mira Periodismo para todos, en El Trece, Lorena prefiere lavar los platos y evitar la TV. "Él quiere ponerse a mirar Lanata y yo miro 678 y se genera alguna discusión. Por eso le digo, los domingos no nos tenemos que ver". Más tarde, al dar detalles sobre Benjamín, indica: "Él dice que es neutro pero todos los comentarios son bien anti k". Y poco después completa: "Me gustaría estar con una persona que piense igual que yo, que sea del mismo palo, como los de Boca que van con los de Boca y los de River con los de River".

Dolores no es la excepción. Tiene 33 años y se define a sí misma como una "radical anti k". "Mi novio es k peronista", señala al hablar de Federico, con quien está de novia hace más de dos años y al que reconoce como una persona crítica al momento de evaluar las políticas del Gobierno.
Recuerda el inicio de su relación y señala: "Cuando me enteré que él era k dije ` ¿qué hago?´, es más lo consulté con una amiga. Somos de ideologías tan distintas... Es como uno de Boca y uno de River". Y rememora: "A los dos meses de estar con él se murió Néstor. Ahí me di cuenta de cuán fanático era. Él hubiera dado su vida por ir a llevarle una flor y saludar a Cristina", dice. Más tarde concluye: "No voy a pelearme por esto porque veo que es una discusión sin sentido en la que no vamos a llegar a nada".


Fuente

domingo, 2 de diciembre de 2012

Otro capítulo del fantástico mundo de Susana Viau



* Cuentan los que los frecuentaron que, en vida de Néstor Kirchner, había gritos y susurros pero también visitantes en la residencia de Olivos. Muerto el santacruceño, la casa se vació: se terminaron los asados, las charlas en el quincho, los partidos de fútbol. Se sabe, su viuda es hosca, solitaria, de pocos amigos...

* un dramático incidente sucedido en la madrugada del 21 de noviembre, cuando sonó su teléfono y del otro lado una voz le solicitó que concurriera de inmediato a la residencia de Olivos porque su amiga, la Presidenta, se encontraba sumida en una severa crisis nerviosa . La había desencadenado, le anticiparon, la noticia del fallo adverso del juez Thomas Griesa ordenando pagar el cien por ciento de lo adeudado a los bonistas que no entraron en la reestructuración de la deuda...

*La Presidente que, dicen, estaba a punto de retirarse a descansar se llenó de furia . Salió al parque de la quinta y, bajo la lluvia y llorando, clamó al cielo: “¿Por qué me dejaste este quilombo? ¿Qué me hiciste?”, habría repetido mojada, embarrada y, según las versiones, negándose a regresar al interior de la casa. Habría sido entonces que se resolvió convocar a la escribana Cascales. En efecto, la presencia de ésta en Olivos habría tenido el efecto de contención afectiva que la Presidente necesitaba...

* Lo cierto es que, aunque el episodio no fuera sino el producto de alguna imaginación fosforescente, sólo una cierta inestabilidad emocional puede explicar la excéntrica conducta que exhibe en los últimos tiempos la jefa de Estado: sus deseos confesos de estar en Venecia y no en Villa Martelli; el recuerdo a los estudiantes de Harvard de que no estaban en la Universidad de La Matanza; el reiterado comentario de que debe ser la reencarnación de un gran arquitecto egipcio y de que no son sus contemporáneos sino la historia la que la juzgará...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...